97.3 FM

Occidente traga una derrota estratégica histórica en Ucrania

Delhi. Por M. K. Bhadrakumar (*), The Indian Punchline

Occidente traga una derrota estratégica histórica en Ucrania Delhi. Por M. K. Bhadrakumar (*), The Indian Punchline

Con la ofensiva ucraniana en marcha desde hace quince días, todas las miradas están puestas en los campos de batalla y, sobre todo, en las opciones de Rusia. Dentro de poco más de tres semanas, la OTAN celebrará una cumbre en Vilna y Occidente también tiene que tomar decisiones. Estamos llegando a una bifurcación del camino.

La OTAN esperaba que las fuerzas ucranianas perforaran ya las fortificaciones rusas clave. En realidad, están luchando por acercarse a las extensas fortificaciones en capas y, en ese intento desesperado, están sufriendo pérdidas masivas, atrapadas en campos de minas y destrozadas por la artillería y los misiles rusos y los temidos helicópteros de ataque polivalentes conocidos como Alligator.

Los objetivos de Rusia

Las señales se ven mejor en la rueda de prensa del Presidente ruso Vladimir Putin en el Kremlin el martes, que duró más de tres horas, con los corresponsales de guerra. En apenas una semana desde el comienzo de la ofensiva ucraniana, “el 25-30 por ciento del material suministrado (por la OTAN) ha sido destruido”, dijo Putin.

Putin subrayó tres cosas. En primer lugar, los objetivos fijados para la Operación Militar Especial son “fundamentales para nosotros” porque “Ucrania forma parte del esfuerzo por desestabilizar Rusia”. ¿Qué significa esto?

Significa que las operaciones rusas no terminarán sin alcanzar el doble objetivo de “desmilitarizar” Ucrania y desarraigar al actual régimen neonazi de Kiev. La seguridad y el bienestar de la población rusa también sigue siendo un objetivo cardinal: no más pogromos (saqueos y matanzas de gente indefensa). Putin dijo que Rusia va a realizar estos objetivos “gradual y metódicamente”.

En segundo lugar, Putin señaló: “La industria de defensa ucraniana pronto dejará de existir por completo. ¿Qué producen? Se entregan municiones, se entregan equipos y se entregan armas: se entrega todo. Así no vivirán mucho tiempo, no durarán. Así que la cuestión de la desmilitarización se realiza en términos muy prácticos”.

En tercer lugar, la preferencia del Kremlin hasta ahora ha sido seguir machacando al ejército ucraniano, mientras daba “respuestas selectivas” cada vez que se cruzaba alguna línea roja –por ejemplo, los ataques rusos al sistema energético de Ucrania, la destrucción de la sede de la inteligencia militar ucraniana. Por cierto, en ese ataque a Kiev, Rusia afirma haber herido de gravedad al jefe del espionaje ucraniano, Kyrylo Budanov, el chico de los carteles de los medios occidentales.

De cara al futuro, Putin dijo que “todo dependerá del potencial que quede al final de esta llamada contraofensiva. Esta es la cuestión clave”. Tras sufrir tan “catastróficas pérdidas”, corresponde a los dirigentes de Kiev pensar racionalmente en “qué hacer a continuación”, dijo Putin.

Y añadió: “Esperaremos a ver cómo está la situación y tomaremos nuevas medidas en función de este entendimiento. Nuestros planes pueden variar en función de la situación cuando consideremos necesario movernos. Eso incluye los equipos de la OTAN”.

Putin ridiculizó las palabras grandilocuentes de Occidente sobre la posibilidad de igualar la capacidad industrial de defensa de Rusia, enormemente superior. Dijo: “Y cuando dicen que van a empezar a producir esto o aquello: pues adelante, por favor. Las cosas no son tan sencillas durante una recesión… No son tan decididos como lo somos aquí en Rusia. Allí no hay pasión, son naciones que se desvanecen; ese es todo el problema. Pero nosotros la tenemos. Lucharemos por nuestros intereses y conseguiremos nuestros objetivos”.

EEUU y OTAN acorralados

Ante estas crudas realidades, Kiev debería dar marcha atrás en la ofensiva. Pero eso no va a ocurrir. Kiev está sometido a una inmensa presión por parte de Washington para reivindicar algún éxito espectacular. Dicho esto, las reservas ucranianas tampoco son infinitas. Entre 35 mil y 40 mil soldados ucranianos de reserva se enfrentan a un enorme despliegue ruso, mucho mayor en número (cientos de miles) y en armamento avanzado, y que goza de superioridad aérea. Existe una clara posibilidad de que, en algún momento, las fuerzas rusas pasen también a la ofensiva.

Con este telón de fondo, Occidente afirma que los aliados de la OTAN están “estudiando una serie de opciones para señalar que Ucrania está avanzando en su relación” con la alianza, en palabras de la embajadora de EEUU en Bruselas, Julianne Smith. Andres Rasmussen, ex jefe de la OTAN y actual asesor oficial del presidente ucraniano Zelensky, ha amenazado con que un grupo de países de la OTAN podría estar dispuesto a poner tropas sobre el terreno en Ucrania si los Estados miembros, incluido EEUU, no ofrecen garantías tangibles de seguridad a Kiev en la cumbre de Vilna.

En concreto, Rasmussen afirmó que “los polacos considerarían seriamente entrar y formar una coalición de voluntarios si Ucrania no consigue nada en Vilna. No debemos subestimar los sentimientos polacos, los polacos sienten que durante demasiado tiempo Europa Occidental no escuchó sus advertencias”. La retórica se acentuó últimamente en la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno en formato de “Triángulo de Weimar” (Francia–Polonia–Alemania) celebrada el 12 de junio en París, en la que se llegó a un consenso para que Ucrania recibiera algunas garantías de seguridad.

El canciller alemán Olaf Scholz declaró: “Es evidente que necesitamos algo así, y lo necesitamos de forma muy concreta.” El presidente francés, Emmanuel Macron, también pidió un acuerdo rápido sobre “garantías de seguridad tangibles y creíbles.”

Efectivamente, todo esto son bravatas. La idea de que Polonia “ponga las botas sobre el terreno” es tan patentemente absurda. El ejército polaco se marchitaría en una confrontación con Rusia. Pero lo que este teatro demuestra es que los nervios están a flor de piel, ya que el espectro de la derrota en Ucrania está poniendo en peligro la unidad de la OTAN.

Por ello, Jens Stoltenberg, secretario general de la OTAN, intervino para inyectar algo de realismo en el debate, señalando que por el momento lo más importante es que Ucrania sobreviva como nación. Stoltenberg declaró:

“Creo que no es posible dar fechas precisas (para la admisión de Ucrania como miembro de la OTAN) cuando estamos en medio de una guerra… la tarea más urgente ahora es garantizar que Ucrania prevalezca como nación soberana e independiente… porque, a menos que Ucrania prevalezca, entonces no hay que discutir en absoluto la adhesión, porque sólo una Ucrania soberana, independiente y democrática puede convertirse en miembro de la OTAN”. Stoltenberg siguió el ejemplo de Washington. De hecho, lo dijo durante una visita a Washington, en una entrevista con la PBS.

No hay alternativa a la solución militar

Rusia no está apartando la vista del campo de batalla. En realidad, Moscú está haciendo tragar a Occidente una derrota estratégica histórica. La opción para Occidente se reduce a negociar con Rusia en sus términos, o esperar una solución militar, que podría significar la anulación de Ucrania como nación y el desalojo de la OTAN.

No nos equivoquemos, los planes ofensivos rusos ya están en marcha. Entre los líderes de opinión de Moscú se habla de crear nuevos hechos sobre el terreno: una zona desmilitarizada a lo largo de la frontera polaca. Ahora bien, eso implica que las fuerzas rusas crucen el Dniéper y liberen Kiev, además de liberar Járkov y Odesa, otras dos ciudades históricamente rusas. Rusia no tiene ningún interés en anexionarse las regiones occidentales de Ucrania, territorio hostil que Stalin se anexionó.

Pero Ucrania occidental tiene otros vecinos –Polonia incluida– que tendrían asuntos pendientes de reparto de sus tierras históricas que resolver. La cuestión de la nacionalidad sin resolver es explosiva, ya que los polacos aún recuerdan las matanzas perpetradas por los nacionalistas ucranianos alineados con los nazis. Los historiadores afirman que más de 100 mil polacos, incluidas mujeres e incluso los niños más pequeños, perecieron a manos de sus vecinos ucranianos en una ofensiva nacionalista en zonas que entonces estaban en el sureste de Polonia y ahora se encuentran en su mayoría en Ucrania. Por decirlo suavemente, lo que queda de Ucrania bajo el peso de una aplastante derrota militar nadie puede predecirlo.

El Kremlin ejercerá sus opciones en función de las exigencias de la situación. Moscú parece haber llegado a la conclusión de que no hay alternativa real a una solución militar. No permitirá que Ucrania siga siendo una herida crónica infectada por las especies microbianas del universo transatlántico. La cauterización de la herida es necesaria, aunque con riesgos potenciales.

(*) M. K. Bhadrakumar, diplomático jubilado. Ocupó numerosos cargos relevantes en distintos gobiernos de India. Uno de los más prestigiosos analistas internacionales de Asia.

43 Aniversario

Radio Segovia, La Poderosa del Norte.

× Contáctanos