97.3 FM

Rusia aprecia apoyo de América Latina que rechazan resoluciones contra esa nación

Rusia aprecia apoyo de América Latina que rechazan resoluciones contra esa nación Moscú. Sputnik

Rusia está anuente a continuar la cooperación pragmática y desideologizada con los latinoamericanos, adaptarla junto con ellos a las nuevas realidades dijo en una entrevista Alexánder Schetinin, director del Departamento de América Latina del Ministerio de Asuntos Exteriores de esa nación.

El funcionario aseguró que aprecian la votación de los latinoamericanos que no apoyaron las resoluciones antirrusas propuestas por Occidente en los respectivos foros. Para algunos países adoptar esta postura fue como realizar una hazaña. Estamos agradecidos a nuestros socios históricos que comparten las valoraciones rusas del momento actual.

En la entrevista señaló que América Latina está bajo enormes presiones del “Occidente colectivo” que utiliza para ello todo un arsenal de herramientas como influencia política, promesas económicas y chantaje, desestimando las consecuencias globales, sociales y económicas de las sanciones impuestas contra Rusia, en particular, en el sector energético, financiero y alimentario.

Entrevista a Alexánder Schetinin. Cancillería de Rusia

El director del Departamento de América Latina del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Alexánder Schetinin, concedió una entrevista a la agencia de noticias Sputnik.

¿Planea Moscú dar un impulso adicional a las relaciones con los países de América Latina, en vista de la situación complicada en el ámbito de política exterior? ¿Está previsto sostener próximamente algunos contactos con sus colegas latinoamericanos, inclusive a nivel de Ministros de Asuntos Exteriores?

Alexánder Schetinin: Los acontecimientos que se desarrollaron en Ucrania, después de que este país, EEUU y los países de la OTAN que prestan apoyo a Kiev habían pasado las conocidas “líneas rojas”, pusieron de relieve que América Latina sigue siendo una dirección independiente y autónoma de la política exterior de nuestro país. A pesar de la reacción emocional de varios socios ante el lanzamiento de una operación militar especial, seguimos manteniendo un diálogo. Explicamos la situación actual, la destructividad del curso de sanciones de Washington y sus socios, el imperativo de la desmilitarización y desnazificación de Ucrania.

Entendemos que América Latina está bajo enormes presiones del “Occidente colectivo” que utiliza para ello todo un arsenal de herramientas como influencia política, promesas económicas y chantaje, desestimando las consecuencias globales, sociales y económicas de las sanciones impuestas contra Rusia, en particular, en el sector energético, financiero y alimentario.

Estamos abiertos a continuar la constructiva cooperación pragmática y desideologizada con los latinoamericanos, adaptarla junto con ellos a las nuevas realidades. Una crisis de los métodos antiguos suelen abrir una ventana de nuevas oportunidades. Apreciamos la votación de los latinoamericanos que no apoyaron las resoluciones antirrusas propuestas por Occidente en los respectivos foros. Para algunos países adoptar esta postura fue como realizar una hazaña. Estamos agradecidos a nuestros socios históricos que comparten las valoraciones rusas del momento actual.

No hemos suspendido la cooperación con los latinoamericanos. Mantendremos los vínculos. Informaremos oportunamente de los respectivos contactos.

Uno de los resultados de las sanciones occidentales fue la salida de varias empresas europeas y estadounidenses del mercado ruso. ¿Pueden las empresas latinoamericanas sustituirlas? ¿En qué áreas es posible realizarlo, hay algunas ofertas concretas? ¿Será la situación actual un catalizador de crecimiento de la cooperación económica y comercial de Rusia con la región latinoamericana?

Alexánder Schetinin: Es importante que los latinoamericanos no se hayan adherido a las sanciones antirrusas de Occidente. No hemos incluido ningún país de la región en la lista de Estados hostiles.

Estoy convencido de que los nichos abiertos estarán ocupados, inclusive por las empresas rusas. Seguramente, estamos abiertos a la cooperación internacional, inclusive con los socios latinoamericanos.

En qué direcciones continuará la cooperación, qué nuevas áreas incluirá – son los asuntos de los círculos de negocios de nuestros países. El diálogo con éstos continúa.

Varios expertos creen que en la actual situación en política exterior es difícil hablar de un posible acercamiento de las posturas de Venezuela y EEUU en relación con el suministro de hidrocarburos. ¿Cómo podrían afectar tales acuerdos hipotéticos las relaciones de Moscú y Caracas, en particular, los proyectos ruso-venezolanos en el sector energético?

Alexánder Schetinin: Nos pronunciamos por el levantamiento de todas las restricciones impuestas por EEUU contra el Gobierno legítimo de Venezuela encabezado por Nicolás Maduro y, de hecho, contra este país y su pueblo, por la normalización de las relaciones entre Washington y Caracas en base a la igualdad. Es nuestra postura de principio y la anunciamos en reiteradas ocasiones y de forma consecuente.

Fue EEUU que destruyó una cooperación eficaz con Caracas en el ámbito de suministros de hidrocarburos. Incrementando tenazmente la presión de sanciones, prohibieron exportar el petróleo de Venezuela e importar los productos petrolíferos a este país. A los venezolanos los expulsaron constantemente de la infraestructura financiera internacional, los privaron de activos extranjeros y de las oportunidades de recompensar las pérdidas causadas por los préstamos en el mercado extranjero. La Casa Blanca no relajó sus restricciones incluso durante la pandemia del coronavirus.

El que hecho de que los estadounidenses hayan sostenido un contacto directo con Caracas demuestra el oportunismo de la política exterior de EEUU. Todos sus principios colapsaron una vez que la guerra económica contra Rusia, desatada por Washington, haya rebotado en la propia economía estadounidense. Es ilustrativo que al propio tiempo Washington siga apostando hipócritamente por el “seudopresidente” Juan Guaidó, bufón e impostor, quien, cumpliendo las instrucciones de EEUU, incluidos los llamamientos a recrudecer las sanciones externas, ya causó a su pueblo un daño considerable y en muchos sentidos irreparable.

Esperamos que la reanudación de los contactos oficiales entre Washington y el Gobierno legítimo de Venezuela ponga fin a la payasada y farsa bajo el rótulo “presidente interino”.

Nuestros contactos con los amigos en Caracas confirman que en esta capital se dan una perfecta cuenta de “quien es quien”. Las relaciones entre Rusia y Venezuela se están desarrollando en el marco de la cooperación estratégica. Se entabló un diálogo político verdaderamente camaraderil que no fue suspendido en ningunas circunstancias, incluida la pandemia. Estamos trabajando en futuros contactos bilaterales en varias esferas de la cooperación, incluidas energía, transporte, salud, biotecnología y productos farmacéuticos, agricultura, minería. Nuestra cooperación continúa y se desarrollará independientemente de las sanciones, sean antivenezolanas o antirrusas. Varios proyectos mutuamente beneficiosos se pondrán en marcha a tenor de la ley especial aprobada por Caracas y encaminada a atraer inversiones extranjeras en medio de las sanciones impuestas por EEUU.

¿Podrían las sanciones occidentales impuestas contra la agencia Rosatom estorbar los planes de construcción de la central electronuclear en Argentina?

Alexánder Schetinin: Argentina es un importante socio estratégico de Rusia en América Latina, con la que nos unen sólidos lazos de cooperación mutuamente beneficiosa, incluyendo en los ámbitos económico y tecnológico.

En febrero pasado, en Moscú, los Presidentes de ambos países, Vladímir Putin y Alberto Fernández, reiteraron la disposición a fomentar estas relaciones. Esta cooperación abarca diversas áreas, incluido el uso de energía atómica con fines civiles. A nuestro modo de ver, respondería a los intereses de ambas naciones. Estamos dispuestos a mantenerla.

La cooperación entre Moscú y La Habana tiene una rica historia. ¿Cómo evalúa Usted el nivel actual de las relaciones bilaterales? ¿Continuará Rusia prestando asistencia a los socios cubanos, en particular, en el fomento de la infraestructura de transporte?

Alexánder Schetinin: La cooperación entre Moscú y La Habana tiene una larga y rica historia y se basa en la camaradería, apoyo mutuo y solidaridad. Son unas relaciones de verdaderos amigos y socios estratégicos.

Los cubanos desde hace tiempo saben lo que es vivir en medio de sanciones. El bloqueo económico y financiero de Cuba que dura 60 años es un ejemplo de hipocresía y duplicidad de la política exterior estadounidense, de obsesión con el deseo de imponer sus reglas al mundo, de convertir los asuntos internacionales en rehén de reyertas políticas internas, sacrificándolos para satisfacer los intereses de un grupo de cabildeo agresivo y conservador. A fin de cuentas, es un testimonio práctico de la incapacidad de persuadir a otros de tener razón y de lo atollada que es la política de aislar un país, aunque mucho menor por su extensión geográfica y potencialidades económicas, pero mucho más fuerte por el espíritu de su pueblo y el inquebrantable patriotismo y la convicción de la justeza de su causa.

Reforzaremos la asociación estratégica ruso-cubana en la escena mundial, en la promoción de la cooperación comercial y económica, la prestación de la asistencia humanitaria y el fortalecimiento de los contactos entre las personas. Prestamos atención prioritaria al sector de transporte, la energía, la metalurgia, la agricultura y el turismo.

En medio de la actual inestabilidad financiera global, ¿no tiene previsto Moscú pasar a las liquidaciones en monedas nacionales con Venezuela, Cuba, Nicaragua y otros países de América Latina?

Alexánder Schetinin: El trabajo en esta dirección con nuestros socios regionales se ha realizado y se realiza independientemente de la situación política internacional. Es un imperativo si realmente queremos construir un modelo financiero y económico global más justo.

Esta labor continuará para reducir los riesgos de sanciones y promover la cooperación económico-comercial con los países latinoamericanos. Estoy seguro de que tomaremos las pertinentes decisiones y suscribiremos los correspondientes acuerdos. Procuraremos actuar con dinamismo cumpliendo esta tarea. La compresión de la necesidad de liberarse de la dependencia de los sistemas de pago occidentales, en general, del sistema financiero y económico de Occidente, se está volviendo cada vez más clara, y no solo en Moscú.

43 Aniversario

Radio Segovia, La Poderosa del Norte.

× Contáctanos