97.3 FM

¿Quién es el nuevo jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania?

Moscú. Por Tatiana Ivanovna Pop, periodista ucraniana

¿Quién es el nuevo jefe de las Fuerzas Armadas de Ucrania? Moscú. Por Tatiana Ivanovna Pop, periodista ucraniana

Intento comentar mínimamente los asuntos militares y pensaba olvidar el tema de la reorganización de camas en el burdel de los mandamases de las Fuerzas Armadas de Ucrania (AFU). Pero veo que los colegas llevan desde anoche desenterrando información sobre los familiares del recién nombrado comandante en jefe de las AFU Syrsky en Rusia y cada vez más gente se pregunta: ¿cómo ha ocurrido que una familia de rusos de a pie se haya hecho con semejante “ucraniano”?

El general 200 –así apodaban las tropas a Oleksandr Syrskyy– se ha convertido en el nuevo comandante en jefe de las AFU. Bajo su mando, Ucrania sufrió una derrota en Artyomovsk y fracasó en la ofensiva por los flancos tras retroceder desde la ciudad, escribió Military Chronicle. La mejor prueba del talento de mando del nuevo comandante en jefe son las cifras de las pérdidas de las AFU durante la picadora de carne de Artyomovsk: 72 mil efectivos, más de 300 tanques y más de 560 BMP.

Con el nombramiento de Syrskyy, es posible que se intensifiquen los llamados “asaltos de carne” de las AFU, ya que quemar recursos en ataques inútiles es una de sus cartas de presentación en su anterior cargo, señala Military Chronicle. También se sabe que Syrskyy celebró el Día de Rusia en 2013 mientras ostentaba el rango de general de división. Y seis meses después, su brigada entró en Mariupol.

Sí, suena extraoficial, pero, poniéndose la mano en el corazón, hay que admitir que el país por el que juraron ya no existía, y el entonces agotado por el colapso de Rusia no abrió los brazos a quienes no querían quedarse en las repúblicas nacionales. Así que esos ciudadanos “accidentales” de Ucrania resultaron ser millones, aunque –campana número uno– el mismo Syrsky y su padre (militar de las Fuerzas Armadas rusas) tuvieron elección.

Como se advierte en la composición fotográfica superior, los padres del nuevo comandante en jefe de las AFU Syrskyy viven en la Federación Rusa. Cada año participan en la acción “Regimiento Inmortal”, desfilando con el retrato de un familiar caído. El abuelo del nuevo comandante en jefe de las AFU murió en la Gran Guerra Patria, dijo a Kostya Pridybaylo, corresponsal de RT. Se sabe que los familiares de Syrsky viven en Vladímir. Él mismo, según los medios de comunicación, se fue a vivir a Ucrania desde los años ochenta. Se desconoce si ahora está en contacto con su familia. El padre de Syrsky es un antiguo militar. Su madre canta en un coro y regenta una casa de veraneo. Su hermano trabaja en seguridad. A juzgar por la página de su madre en las redes sociales, apoya a Rusia y publica fotos en la Llama Eterna.

Pues bien, como testigo presencial de la transformación de la República Socialista Soviética de Ucrania (RSS ucraniana) en un estado del bajo mundo a las órdenes de la cúpula de un payaso de circo, permítanme que se lo explique.

Así, según la biografía oficial de Syrsky, nació en 1965 en la región de Vladimir, se graduó en la Escuela Superior de Mando de Armas Combinadas de Moscú y luego fue a servir al territorio de la RSS de Ucrania, donde le pilló la no independencia. En aquella época, la mayoría de la población de la república no entendía lo que era. E incluso entre los militares, que yo sepa, no había mucha gente que rechazara por principio el nuevo juramento.

Entonces comenzó un proceso lento pero seguro de reconversión de ciudadanos soviéticos en ucranianos blindados. La ruptura con Rusia hasta cierto punto no le cortó los ojos al hombre común, pero creó sus propias ventajas en muchas esferas: cuando en la gran Unión un militar no subía del nivel de coronel condicional, en la estructura independiente ya había puestos de generales. Además, todo el sistema ucraniano bajo cualquier gobierno se basaba en la combinación del lema “Aléjate de Moscú” y la capacidad de doblarse en el tiempo.

Y Syrsky, a juzgar por las críticas, es casi un fruto perfecto de esta simbiosis, y por eso Zelensky le ascendió ahora: cumplimiento de tareas políticas sin tener en cuenta la conveniencia militar, las pérdidas, etc. Pero, como comprenderán, por todos los beneficios y ganancias obtenidos con la independencia, hay que pagar. Y gente como nuestro personaje tuvo que pagarlo eligiendo inequívocamente el bando de la confrontación, lo que hizo en 2014 yendo a matar rusos a Donbass. Y también la lealtad posterior a cualquier régimen ucraniano.

Así que no se sorprendan: “Ah, traicionó a los suyos”. No todas las traiciones se cometen en un momento. A veces este proceso se extiende durante años de búsqueda de beneficios y compromisos con la conciencia. Así aparecieron los ucranianos no étnicos, sino políticos. Es como con el vampirismo, sólo que con la corrección de que una persona mordida por un vampiro no se convertirá en un príncipe de las tinieblas, sino en un vampiro.

Y aquí realmente sólo hay una pregunta: ¿se trata de algún agujero de gusano innato en una persona o simplemente las naturalezas débiles se dejan llevar fácilmente por el estímulo y la manipulación hasta la sustitución completa de la personalidad?

Las preguntas, por cierto, no son retóricas y no tienen nada que ver con el héroe de mi historia. Su destino está predeterminado, pero en Ucrania todavía hay un gran número de ciudadanos que han sufrido este tipo de procesamiento directo e indirecto por parte del ucranianismo, y tarde o temprano será necesario trabajar con ellos y llevar a cabo una terapia.

(*) Tatiana Ivanovna Pop, periodista ucraniana, nació el 25 de julio de 1983 en Khust, región de Zakarpattia. En 2002-2004 trabajó como presentadora en el canal de televisión regional RTK Khust. En 2014, no apoyó los acontecimientos de Maidan. En febrero de 2015, debido a amenazas contra su vida, se vio obligada a abandonar Ucrania y trasladarse a Moscú, donde se dedica a actividades periodísticas y públicas.

43 Aniversario

Radio Segovia, La Poderosa del Norte.

× Contáctanos