Mejoran perspectivas para el país

Mejoran perspectivas para el país Managua. Informe Pastrán

Con la firma de un memorando de entendimiento sobre la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) entre China y Nicaragua, la cooperación entre la segunda economía más grande del mundo y los países de América Latina y el Caribe dará más frutos.

Los países latinoamericanos esperan trabajar con China para construir una comunidad de destino compartido para el desarrollo, a pesar de la actual pandemia de COVID-19, dijeron altos funcionarios y expertos al Global Times.

Nicaragua se convirtió en la última nación en unirse al BRI, según una publicación en WeChat de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de China el miércoles, mientras China y nuestro país se movilizaron para fortalecer las relaciones y la cooperación bilateral.

China y Nicaragua reanudaron relaciones diplomáticas el 10 de diciembre de 2021. China reabrió oficialmente su embajada en Nicaragua el 31 de diciembre.

Zhou Zhiwei, experto en estudios latinoamericanos de la Academia China de Ciencias Sociales, dijo el jueves al Global Times que, ante la presión de Estados Unidos, los países latinoamericanos han comenzado a buscar cooperación exterior, independencia económica y diplomática y autonomía, observando que América Latina, ha mostrado una tendencia a la desamericanización.

“Esto también refleja las políticas exteriores pragmáticas y flexibles de los países latinoamericanos, ya que eligen llevar a cabo una cooperación económica con China en lugar de participar en los empujones políticos entre las principales potencias”, dijo.

“Afectadas por la pandemia, las pequeñas economías de América Latina necesitan recuperarse con urgencia, y la gravedad económica mundial se ha trasladado a la región de Asia y el Pacífico. La rápida recuperación de la economía de China tiende a ser más atractiva para esas economías”, señaló Zhou.

“Las relaciones entre EEUU y América Latina se reflejan más en la coerción e interferencia económica de EEUU, lo que contrasta marcadamente con la cooperación pragmática entre China y la región”, añadió.

El comercio entre China y América Latina superó la marca de $300 mil millones por tercer año consecutivo en 2020, a pesar de las interrupciones de la pandemia, y logró un crecimiento interanual del 45,6% en la primera mitad de 2021, lo que demuestra la fuerte resiliencia de China en la cooperación económica y comercial latinoamericana.

Además del comercio, la inversión de China en América Latina ha ido en aumento en los últimos años, impulsada por el BRI. En 2020, la inversión china representó alrededor del 10 por ciento de la inversión extranjera directa total en América Latina, el nivel más alto de la última década.