97.3 FM

Francia está insumisa

Managua. Por Fabrizio Casari, Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

Francia está insumisa Managua. Por Fabrizio Casari, Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

Como en una conocida película de Nanni Moretti, en la que todo el mundo se despierta temprano para ver el amanecer que sin embargo se da a sus espaldas sin que ellos se den cuenta, la expectación por la victoria de Marine Le Pen y su Rassemblement National (RN, Concentración Nacional) se vio superada por un sol diferente que pocos habían visto venir. El Nuevo Frente Popular, liderado por el partido Francia Insumisa (LFI), los socialistas y los Verdes, así como fuerzas políticas menores, frenó el avance xenófobo y fascista que había reunido en el bloque de la Rassemblement a todos los sectores de la islamofobia y el racismo franceses. Son la tercera fuerza política en Francia, pero a tanta fuerza corresponde tanta impotencia por falta de alianzas posibles.

Macron, aunque dobló sus votos en la primera vuelta, es la segunda fuerza política del país, por lo que el Elíseo tiene una autoridad política limitada. El presidente, al que su propio partido ha rogado que se calle para no perder votos, ha intentado por todos los medios asustar al electorado moderado: hace unos días Mathilde Panot denunciaba el “asedio” a Mélenchon como una “pérfida maniobra para equiparar a LFI con el Frente Nacional” e invitaba a todos a recuperarse de esta “psicosis general”.

En cuanto a la formación del próximo gobierno, la situación no es sencilla. Se necesitan 289 escaños para la mayoría absoluta y ninguna de las fuerzas los tiene. En todo el panorama europeo, no hay rastro de una fuerza política con este nivel de supremacía político-electoral. El líder izquierdista, contestado por el establishment político-mediático por declararse admirador de Fidel Castro y Hugo Chávez, que ha llevado al LFI del tercer puesto en 2017 al segundo en 2022 y ahora al primero, ya ha dejado claro que, como primera fuerza política del país, el Nuevo Frente Popular tiene derecho constitucional a que se le confíe la tarea de formar gobierno.

Un camino que, sin embargo, el Elíseo no querría tomar porque la decisión de Francia Insumisa de desbancar a Macron podría dar lugar a audaces alianzas parlamentarias. Por lo tanto, dada la mutua falta de voluntad de Melenchon y Macron para aliarse, es concebible que el gaullismo busque una posible salida con los liberales, siempre sensibles a la formación de bloques gubernamentales dispuestos a frenar a la izquierda aún más que a la derecha.

Tras un resultado en cualquier caso histórico para Francia, el panorama muestra cómo el bipolarismo correcto puede producir un cuerpo bicéfalo: el enorme peso de la derecha, nunca tan fuerte, ve sin embargo la victoria de la izquierda. Pero la ronda electoral tiene algunos elementos que, más allá y por encima del resultado, representan claros indicadores políticos.

En primer lugar, la alta participación. Por un lado, atestigua cómo la disciplina republicana de memoria gaullista sigue viva en el pueblo francés. La barrera puesta contra la posibilidad de un gobierno al partido fascista y xenófobo como el RN demuestra la madurez democrática de un electorado que no quiere ni imaginar la entrega de la cuna de la democracia europea al fascismo, sea cual sea el maquillaje nominal con el que se presente. Dentro de la extraordinaria participación también está el aspecto peculiarmente francés de la participación de la gente de los suburbios, de otro modo indiferentes a los rituales de la democracia formal. La idea de ver a Francia en manos de xenófobos islamófobos ha empujado a los suburbios compuestos por las tres últimas generaciones de inmigrantes a comprometerse a votar al Nuevo Frente Popular.

La idea de que una izquierda sólo gana si capta el voto moderado queda derrotada: se demuestra cómo se puede minimizar el alto abstencionismo mediante la oferta política de una izquierda radical en su contenido pero unida políticamente. Gana una izquierda que no tiene miedo a defender un modelo socioeconómico alternativo, que no escatima en apoyar al pueblo palestino y condenar el sionismo criminal de Israel, que juzga a la OTAN en Ucrania como “agresora”, que reclama pensiones a los 60 años y un salario mínimo de 1.600 euros al mes, que reivindica su pertenencia a la familia política socialista y se muestra indiferente ante cualquier posible solicitud centrista. Que de este modo consigue llevar a las urnas a ese bloque social e ideológico históricamente de izquierdas que, en la sopa liberal general de identidad indistinta, no encuentra representación para sus ideales e intereses de clase y, por tanto, se abstiene.

Hay, pues, una importante lección política que extraer de esta victoria. La izquierda, cuando es tal, cuando acentúa su carácter de clase y su doctrina socioeconómica de inclusión social, tiene un fuerte asidero en el pueblo, que sabe perfectamente distinguir entre quienes se alistan en las filas imperiales y quienes, por el contrario, pretenden rechazar ese modelo tanto en política interior como exterior. Demuestra que los ausentes, los que se mantienen con sustancial indiferencia a la espera de los acontecimientos, se convierten en protagonistas ante quien los considera víctimas de un ultraliberalismo que ha ensanchado y profundizado las desigualdades, socavando a fondo el terreno del igualitarismo y de los derechos universales. Quieren una izquierda que les reconozca como sujetos de derecho, como motor de transformación posible, y que les represente.

Lo que queda, por encima incluso del resultado dado, es la crisis irreversible del macronismo, es decir, un proyecto impregnado de fanatismo ideológico con tintes liberalistas que operó con políticas monetaristas contemplando el aumento de la brecha social como solución a la crisis económica del modelo. La crisis es aguda tanto dentro como fuera del país: ninguno de los indicadores socioeconómicos tiene un signo positivo.

Francia, aunque con una deuda que a menudo ha superado el 100% del PIB, ha podido sin embargo disponer de una fluidez de capitales que le ha permitido comprar en toda Europa en diversos sectores; el sector público, aunque privado de las inversiones necesarias, ha mantenido sin embargo un alto nivel pero, a pesar de ello, el empleo se ha reducido, los derechos sociales se han comprimido mucho, la inclusión se ha reducido, las desigualdades son mayores y la proporción de desamparo social ha aumentado considerablemente.

Más grave aún es el fuerte declive del papel internacional de París. El eje con Berlín, en el que se había basado la gobernanza de la UE desde los tiempos de Mitterrand y Khol, ha sido sacrificado en el altar de la obediencia a Washington. Ya no queda ni rastro de la autoridad e influencia francesas en el Viejo Continente e incluso la ambición de liderar la formación de un sistema de defensa europeo autónomo (aunque en alianza con la OTAN) parece haber desaparecido de la agenda europea, a pesar de la posible victoria de Trump que podría volver a poner el tema en el orden del día.

Incluso la posición francesa, caracterizada históricamente por una autonomía estratégica en política exterior y militar –hasta el punto de que la “Force de Frappe (Fuerza de ataque) no cuenta en el aparato militar de la Alianza– se ha visto sustancialmente anulada por una adhesión sin complejos a las políticas agresivas de Estados Unidos hacia Rusia y China. La influencia francesa tanto en Europa como en África y el peso en retroceso en los organismos internacionales se han resentido.

Jean Luc Melenchon fue el protagonista del levantamiento electoral contra la amenaza fascista y será el protagonista de una nueva dirección en la política francesa. Macron puede pronunciar palabras autodestructivas, como viene haciendo desde hace años, o intentar desatar el politicismo contra las matemáticas. Pero la teoría de la flotabilidad de Arquímedes no puede hacer nada contra la fuerza de los números. Así que no habrá ingeniería alguna. Francia Insumisa está al timón del cambio y Jean Luc Melenchon es el hombre que la inspira y la guía. Francia compondrá su alianza parlamentaria, pero piensen lo que piensen Macron y Gluksman, la discontinuidad con las políticas del macronismo es exigida por la inmensa mayoría de los franceses. Será posible formar gobierno sin él, pero será difícil gobernar contra él.

43 Aniversario

Radio Segovia, La Poderosa del Norte.

× Contáctanos