LIBERAN PRESOS EN NICARAGUA POR SOLICITUD DEL PAPA FRANCISCO

Abrazos, llantos, alegrías, un mar de emociones inundó los corazones de 557 presos y presas nicaragüenses (con delitos menores), al recibir este lunes, su libertad y tener un inolvidable y emotivo encuentro con sus familiares, a pocos días de celebrarse la Navidad y Fin de Año… Los privados de libertad, con excelente disciplina y comportamiento, en el Sistema Penitenciario Nacional (SPN), fueron liberados por una solicitud que hiciera el Papa Francisco, al Presidente Daniel Ortega y a la Vicepresidenta electa del país, Rosario Murillo, en la conclusión del Año Jubilar de la Misericordia, informó el Nuncio Apostólico Fortunatus Nwachukwu… “El Papa Francisco, a quien tengo el honor de representar a Nicaragua, en la conclusión del Año de la Misericordia, me envió una carta pidiendo le entregara al Presidente de la República (Daniel Ortega), para pedir un Acto de Misericordia a favor de personas presas”, dijo a periodistas el Nuncio… “Quisiera ahora agradecerle también, en nombre de Su Santidad, el Papa Francisco, al Presidente (Daniel Ortega), a la Primera Dama (Rosario Murillo); y al Gobierno nicaragüense, de haber tomado en consideración la petición del Santo Padre”, agregó…

Por su parte, el Cardenal Leopoldo José Brenes, Arzobispo de Managua y Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, agradeció al Gobierno este gesto, que ha generado felicidad en tantas familias… El líder religioso, destacó que esta vez han sido 557 (52 mujeres) los reclusos liberados; pero en general, durante todo el año, van más de 5 mil… Luis Roberto Cañas Novoa, Viceministro de Gobernación, explicó que la liberación de los reclusos está contemplada en la Ley del Sistema Penitenciario; beneficios que van desde la Convivencia Familiar Ordinaria a la Libertad Condicional… El Pastor Rafael Aristas, Presidente de las Asambleas de Dios, destacó que al poner en libertad a estos presos y presas, el Gobierno está dando un gesto de buena voluntad, y es un motivo de gratitud hacia Dios…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *