WASHINGTON QUIERE SALIDA PACIFICA A LA CRISIS DE NICARAGUA

Tanto el Departamento de Estado como el Senado de Estados Unidos empujan por una salida pacífica a la actual crisis que sacude Nicaragua, que no viole la Constitución Política del país, en sintonía con la Organización de Estados Americanos (OEA)… Ese fue el mensaje que trajo a Managua en los últimos días el asesor para América Latina del Senador norteamericano Bob Corker, quien preside el Comité de Relaciones Exterior del Senado, Caleb McCarry, y que lo hizo saber a dirigentes de la oposición, empresarios, estudiantes universitarios y movimiento anti canal… Este encuentro y con las altas autoridades del gobierno nicaragüense han sido confirmadas por la propia Embajada de Estados Unidos en Managua… McCarry, hijo del novelista y ex agente de la CIA, Charles McCarry, es un viejo zorro en la política gringa y pieza clave en la relación de Estados Unidos con países considerados “problemáticos”, dicen analistas… Hace un par de años estuvo en Nicaragua para hacer una evaluación in situ de la democracia y de las amenazas reales del narcotráfico y el crimen organizado en la región… Está vez vino una semana después de que la Asamblea General de la OEA aprobara por unanimidad una declaración, consensuada por Managua y Washington, que pide el “cese inmediato” de la violencia y exhorta a todas las partes a dialogar y negociar… Los mismos actores del diálogo ya hablaron la semana pasada con una misión de alto nivel de la OEA, quienes insistieron en que el organismo interamericano no avalará ninguna salida antidemocrática al conflicto nicaragüense y que podría acelerar los acuerdos de mejoras al sistema electoral nacional… “Los Estados Unidos respeta la soberanía de Nicaragua y comprende que la solución definitiva al conflicto actual debe provenir de los nicaragüenses”, ha dicho la Embajada estadounidense, pero en privado se ha sugerido una salida pacífica dentro del marco constitucional y eso implica no renuncia inmediata del Gobierno para evitar un vacío de poder y acodar nuevas elecciones con todas las garantías y supervisiones internacionales… Esta propuesta sin embargo ha encontrado resistencia en lideres eclesiales; la sociedad civil y los grupos estudiantiles en protesta, que han radicalizado sus posiciones, pero una moderada aceptación del gran capital, que ya lo había pedido públicamente hace dos semanas y que no quiere que grupos extremistas se apoderen del país, según lo dijeron en su misiva… A Estados Unidos preocupa sobre todo que Nicaragua se convierta en el cuadrilátero del norte, es decir, que el narcotráfico y el crimen organizado internacional se apoderen totalmente de la región…

“Los Estados Unidos no tienen amigos, sino intereses”, dijo el Secretario de Estado John Foster Dulles en el gobierno del Presidente Dwight Eisenhower en los años 50… Estados Unidos como superpotencia está obligado a proteger sus intereses y por tanto actúa en consecuencia y está obligado a hacerlo en los diferentes niveles en que sus intereses estén en riesgo… Ese es el caso de controlar su entorno más cercano en Centroamérica, necesita controlar el tráfico de drogas, la migración ilegal y evitar un clima de desorden en la región… En protección de esos intereses, Estados Unidos apoya una solución ordenada a la crisis en Nicaragua, que pudiera implicar un proceso electoral adelantado, aceptado por todos, con vigilancia internacional y reformas a todo el sistema electoral del país…

… NI VACIO DE PODER, NI SALIDA ANTIDEMOCRATICA… Pero de ninguna manera Estados Unidos promueve vacíos de poder, ni alienta el derrocamiento del gobierno de Nicaragua, como algunos sectores radicales del país impulsan, ni está apoyando a nadie para que sea líder opositor… Esto se ha visto reflejado en la declaración de la OEA y del Chairman de Comité de Relaciones Exteriores del Senado… El gobierno de Estados Unidos, corta por lo sano y procura la contención de cualquier crisis regional centroamericana que le incremente el tráfico de drogas, y el volumen de migrantes sean legales o ilegales y ponga en riesgo su seguridad nacional… Ahí están los intereses de Estados Unidos…

… TEMOR DE DESESTABILIZACION REGIONAL… Entre los empresarios, gobiernos y políticos de Centroamérica actualmente existe mucha preocupación porque una profundización de la crisis en Nicaragua y una salida no pacifica pueda desembocar en una desestabilización de toda la región… Los países centroamericanos como Honduras, Nicaragua y Guatemala sufren de inestabilidad política debido a los desafíos de la oposición al orden establecido y en El Salvador, golpeado por las maras y la criminalidad, el próximo año debe elegirse un nuevo gobierno, por lo que hay temor al inicio de disturbios en otras partes de la región… Las manifestaciones y su violencia asociada y el saqueo interrumpirían las operaciones comerciales, empeorando así los problemas económicos que en última instancia podrían conducir a la emigración a los Estados Unidos…

… STRATFOR LO ADVIRTIO… La agencia norteamericana especializada en geopolítica Stratfor ha advertido que un colapso en Nicaragua tendría profundas consecuencias más allá de las fronteras, porque los opositores de los gobiernos en otras partes de América Central podrían sentirse inspirados para montar sus propios levantamientos o revitalizar sus propias protestas… Esto daría oportunidad al Partido Libertad y Refundación en Honduras contra el Presidente Juan Orlando Hernández… En Guatemala, la amenaza de protestas generalizadas y violentas es mucho menos inminente que en Honduras, pero hay malestar contra el Presidente Jimmy Morales, y no se quiere repetir la historia del ex mandatario Otto Pérez Molina en 2015…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *